En muchas áreas del mundo, las personas obtienen agua potable de sistemas de que almacenan el agua. Incluso cuando estos sistemas se construyen y usan correctamente, se contaminan fácilmente con gérmenes que pueden causar enfermedades.


Las lluvias, el polvo, el tiempo pueden atraer basura en cisternas causando la contaminación del agua potable. Cuando las cisternas entran en contacto con el agua contaminada, debes asumir que alguna enfermedad puede atacarte.


Limpiando la cisterna


Limpie el área (por ejemplo, en la azotea y las canaletas).


Retira todos los residuos y el agua de la cisterna.


Frota el interior con un cepillo rígido y una solución de aproximadamente 0.25 litros de lejía doméstica sin perfume (5% -8.25%) mezclada con aproximadamente 38 litros de agua.


Enjuague la cisterna con agua limpia y segura, luego escurra.


Rellene la cisterna con agua limpia y segura.


Si te preocupa la contaminación de tu tinaco o cisterna de agua potable, consulta a Grupo Apis Fumigaciones. También se puede encontrar información sobre la limpieza de tanques de almacenamiento en la guía paso a paso de la Organización Mundial de la Salud.